miércoles, 17 de septiembre de 2014

¡Púyalo Teodoro!

La demanda abyecta que Diosdado interpuso contra Tal Cual, otro episodio más en este sangriento mes donde el  gobierno de Maduro mostró su fea cara dictatorial, me puso a pensar en que uno es teodorista desde la partida, sin que jamás se haya reunido con Teodoro en alguna oficina o en algún grupo.

Con la tarjeta de UPA y una fotomatón me hice un carnet plastificado que mostré altanero a la PM cuando ingresé, menor de edad y roleado, a los hediondos calabozos de la Jefatura Civil de San Juan por pegar afiches del Partido (PCV) con Teodoro de candidato a diputado. Por la Paz Democrática nos caímos a golpes varias veces en el liceo Luis Razetti con el “Fraccio”, como se le decía a la gente de Douglas Bravo, porque nos acusaban de rajaos y nosotros les sacábamos la barajita de Teodoro para callarlos,  acababa de pasar lo del túnel del San Carlos.

Estando en el Poder Joven fuimos a un foro en el Ateneo de Caracas, creo que en 1971, donde Freddy Muñoz y Teodoro nos dejaron romas las filosas puntas del cortante verbo adolescente y nos pusieron a mirar hacia el MAS, así como Maneiro nos atraía hacia la Causa R y Douglas Bravo nos alejaba del PRV.  Del MAS nos separó por un tiempo Jose Vicente Rangel con un mitin deplorable en el cine Ritz de la av San Martín. No calzaba esa entelequia oral con el libro sobre Cheoeslovaquia,  auténtica paridera intelectual para un zagaletón semipolitizado.

No es menester, ni hay espacio para hacer una semblanza de Petkoff desde mi óptica vivencial, aunque debo agradecerle que uno está montado en esto siguiendo la “hermosa corriente histórica de la lucha del hombre por la libertad y la justicia” que lanzó más de una vez durante la primera campaña interna en el MAS y que “gobernar es algo serio”. Sobre todo, hay que agradecerle la vacuna que nos inoculó contra las mentiras de Fidel Castro y la URSS.

En el Poliedro, cuando  salió de una enorme T que giró 60 grados, magnífico escenario,  nos dejó claro que la ruda lucha política tiene un alto contenido personal, humano, si es verdadera. Citó a Goethe, tal vez pensando en los amigos caídos, para subrayar la ineludible necesidad de rectificar rumbos: “adelante, por encima de las tumbas, adelante”. Nunca he podido encontrar la fuente. Ojalá algún estudiante de estos que nos llenan el alma de esperanza con su arrojo y creatividad en las jornadas callejeras de estos días, encuentre en esa frase el apoyo moral para asumir la enorme responsabilidad ante el país que los apoyamos de responder esa pregunta que nos consume en angustias: ¿para dónde va esto?

Por supuesto que uno ha criticado a Teodoro mil veces, con emociones varias. Uno piensa que contamos con uno de los 100 señores vivos que más ha influido política mundial, luego ve hacia el tarugo de la AN y se llena de animos teodoristas. Vital es verlo en un video fustigando la ignominiosa demanda con la fuerza de su inmensa biografía: una luz de honra en estas horas aciagas de asesinatos y torturas. Qué reconfortante es volver a gritar:¡Púyalo Teodoro!


@rricardorios1



Publicado en el Diario Tal Cual en abril de 2014

3 comentarios:

Nelly Tsokonas dijo...

Así es Teodoro, simplemente Teodoro; no hace falta más. Un venezolano de excepción, ¡brillante!

Hermoso artículo, Ricardo. Te saludo con mucho respeto y admiración. Extraño tus inteligentes y agudas intervenciones en los programas de la vieja Globovisión, en especial en Buenas Noches.
Un abrazo,
Nelly Tsokonas | @abezeta |

Ricardo Rios dijo...

Hola Nelly. Muchas gracias por tus elogiosos comentarios. Estamos en liza contra el atraso y el abuso. Es estimulante reencontrarnos en elle. Te invito a vernos por vertvnoticias.com en el programa "Como el guarapo". Saludos

celinda Rosalia agudelo nieves dijo...

Excelente como todo lo que escribes, describes y analizas amigo Como siempre mis respetos y admiración. Leer, oír o escuchar todo aquello donde participas es reconfortante para mi Besos